ventajas-iluminacion-led

Cada vez conocemos un poco mejor las luces LED, o Led como se las conoce popularmente. Su nombre proviene de Diodo Emisor de Luz, que ordenado por sus siglas en Inglés, sería LED. Ya están en casi todas las casas y todos sabemos que, cuando tenemos que cambiar bombillas de bajo consumo que se funden, lo adecuado es escoger estas nuevas luces porque las ventajas del LED salen a cuenta.

No obstante sigue habiendo algunas dudas sobre la luz Led y también algunas falsas ideas que se repiten una y otra vez pero que no tienen nada que ver con la realidad y que se desmontan rápidamente con argumentos sencillos y muy fáciles de demostrar. Permitiéndonos la licencia, vamos a poner luz sobre las LED.

ventajas-iluminacion-led

Las 4 ventajas del LED que las convierten en la elección perfecta

  • No se funden: Las luces Led no se funden como las antiguas bombillas, es decir, no tienen un filamento que se rompa y que haga que dejen de alumbrar, pero esto no las convierte en eternas. No dejan de ser aparatos electrónicos con vida limitada, pero esta es muy superior a la de cualquier bombilla, unas 50.000 horas. Esto significa que una bombilla de este tipo podría pasarse encendida de manera constante casi seis años.
  • Consumen hasta tres veces menos que las bombillas de bajo consumo: Esto es muy importante, sobre todo si estamos hablando de lugares con mucha iluminación, como espacios públicos, pero también en casa. Si eres de esas personas que siempre te olvidas de apagar las luces al salir de una habitación, este tipo de bombillas te van a ahorrar dinero al cabo del año.
  • Generan muy poco calor: Si alguna vez has tocado por error una bombilla tradicional que llevaba tiempo encendida, seguramente te habrás quemado los dedos. Este calor que las bombillas generan no solo se deja en el ambiente, algo perjudicial en verano, sino que además puede causar accidentes en estancias muy pequeñas, por lo que no se solían instalar bombillas en alacenas de pequeño tamaño.
  • No contienen mercurio ni metales pesados: Son, por tanto, menos contaminantes. Si a esto se añade que duran muchísimo más tiempo y que consumen menos, estaremos ante la mejor alternativa en cuestión de iluminación. Además, ¿sabías que las bombillas Led, al ser electrónicas, se pueden reciclar? Cuando se estropeen, debes dejarla en el punto limpio y así podrán reutilizarse parte de sus componentes. En algunos lugares públicos hay puntos para depositarlas y que resulte todavía más sencillo reciclar.

Falsas ideas sobre la luz Led

  • Se enciende gradualmente: Esta idea procede de las primeras luces Led, que todavía no estaban muy desarrolladas. Cuando encendías una de estas luces, casi no iluminaba y la intensidad de la luz iba subiendo poco a poco hasta que transcurridos unos segundos alcanzaba su punto óptimo. Pero ya hace tiempo que esto no es así y hoy, cuando pulsas el interruptor, la luz Led se enciende igual que las bombillas tradicionales, al instante con todo su esplendor.
  • No valen para todas las casas: Otra idea equivocada que procede de que muchas luces Led no valen para los casquillos antiguos de las luces tradicionales. Pero la adaptación es tan sencilla como cambiar dicho casquillo, algo que se puede hacer de manera bastante segura, aunque si no se sabe cómo se puede llamar a un electricista para que cambie todos los de la casa de una sola vez. Puede ocurrir que tampoco se adapten a las lámparas y la solución es exactamente la misma. Pero no es cierto, de ningún modo, que haya viviendas que por su instalación eléctrica no puedan disponer de Led. Si una casa está en condiciones de tener luz eléctrica puede tener Leds sin problemas.
  • El frío afecta a estas luces: Otra cosa que se ha escuchado más de una vez a un cliente cuando lo que sucede es todo lo contrario y es que son la mejor alternativa para el exterior ya que el frío no va a impedir que estas luces funcionen y tampoco las va a estropear. Las Led están especialmente recomendadas para exterior y en casas con jardín o terreno es frecuente que antes de haber pensado en instalar Led en el hogar, ya se hayan puesto hace tiempo en el exterior para que la luz sea más segura y mucho más económica, especialmente si se deja encendida toda la noche.
  • Es muy cara: Es cierto que cuando se va a comprar la bombilla a la tienda esta cuesta más que los céntimos que nos costaba una bombilla tradicional, aunque también es cierto que la iluminación Led es mucho más barata ahora que hace unos años. Pero para hacer las cuentas hay que tener en cuenta la duración y el consumo. Si se incluyen estas variables en la ecuación el resultado es más que claro, las luces Led son muchísimo más económicas que la iluminación tradicional.
iluminacion-hogar

¿Estás pensando dar el gran paso? ¿Quieres ahorrar por fin en la factura de la luz? Pues toma nota de nuestros consejos de iluminación LED para tu hogar…

7 consejos de iluminación LED que debes conocer:

1) Ilumina las paredes, no el suelo

Uno de los errores más comunes cuando se ilumina la sala de estar es hacerlo con lámparas de techo que envían la luz directamente al suelo. Lo ideal sería poner focos Led estratégicamente distribuidos para que enfoquen a las paredes, que es lo que realmente miramos cuando entramos en una habitación. Además, al poder enfocarlos hacia la zona que nos apetezca más, podemos resaltar aquellas cosas en las que queremos que la gente se fije al entrar, como un cuadro de calidad, por ejemplo.

2) Lámparas orientables hacia el cabezal de tu cama

Cuando se lee un libro, la luz debe de apuntar directamente al mismo, para que se pueda leer bien sin tener que forzar la vista. Los flexos o los focos Led articulados son una buena herramienta para ello. Además, este tipo de iluminación encaja muy bien con la decoración más moderna de los dormitorios. Lo habitual es colocar uno a cada lado de la cama, puede ser sobre la mesita de noche o anclado en la pared, de modo que se pueda acercar para leer, quedando siempre a una distancia y altura perfectos gracias sus posibilidades de movimiento.

3) El espejo del baño, bien iluminado

En el espejo del baño nos afeitamos, nos maquillamos o nos arreglamos como fuere para nuestros quehaceres diarios. Pero para conseguir el mejor aspecto es importante contar con una buena iluminación. De esto saben bien las mujeres, ya que muchas han sufrido la experiencia de maquillarse con una luz de mala calidad que les hace pensar que van naturales cuando, en realidad, han recargado demasiado su maquillaje. Las luces Led situadas en los laterales, en la parte superior o todo alrededor del espejo ayudan a conseguir una iluminación perfecta.

4) Luces Led en las escaleras exteriores e interiores

La seguridad es muy importante y una de las zonas en las que más accidentes se producen en casa es en las escaleras, tanto las de entrada como las interiores. Una buena manera de señalizarlas es como luces led, que además pueden integrarse tanto en la escalera como en las paredes laterales, consiguiendo efectos altamente decorativos a la par que hacen mucho más seguro el subir y bajar las escaleras durante la noche. Las luces pueden encenderse y apagarse con un interruptor normal pero, a mayores, pueden dejarse luces de emergencia permanentemente encendidas. Gracias al bajo consumo de las luces Led esto no va a ser un problema cuando se reciba la factura de la luz.

5) En el comedor, la lámpara a juego con la mesa

Si en la sala de estar decíamos que las paredes son lo que debe de ser iluminado, en el comedor apostamos por lámparas colgantes que desciendan sobre la mesa. Y deben de ser un poco a juego con la mesa. Sí, has leído bien. Si la mesa de comedor es ovalada y de gran tamaño la lámpara también lo será y si es redonda, mejor que la pantalla de la lámpara también lo sea.

En cualquier caso, lo que no varía es que el tipo de bombilla a elegir debe de ser Led y, preferiblemente, luz cálida y no muy fuerte. Debe de poderse ver lo que se come con claridad, pero proporcionar, a un tiempo, un ambiente cálido y agradable. Las luces Led regulables son una buena alternativa ya que facilitan elegir la intensidad de la iluminación según la ocasión.

6) Si tienes piscina, que se vea bien por la noche

En el exterior de la casa, la piscina puede ser peligrosa si no está cubierta. Durante el invierno lo normal es que se tape, pero en verano puede dejarse descubierta e incluso utilizarse durante la noche.

Se recomienda iluminar todo el perímetro de la piscina, lo que se puede hacer mediante luces de emergencia en el suelo combinadas con columnas Led en las esquinas que se pueden encender en el momento de uso. Esta iluminación, además de ofrecer seguridad, resulta también muy atractiva y convierte el espacio de la piscina en un fantástico lugar para tomar una copa con amigos durante la noche o para sentarse a solas a relajarse cuando el calor no nos deja dormir y se está mejor en el agua.

iluminacion-hogar

7) Tiras Led, la solución para tu cocina

Hoy, todas las cocinas tienen la opción de barras de iluminación sobre la zona de encimera. Pero hace unos años esto no existía o era tan caro que solo las cocinas de alta gama ofrecían algo así.

Si tu cocina no cuenta con iluminación y es algo que echas de menos cuando trabajas en ella, prueba a colocar tiras Led en la parte inferior de las alacenas superiores. Estas tiras no necesitan de una instalación especial y te darán suficiente luz para poder ver mejor cuando preparas tus platos favoritos.

Para calcular la cantidad adecuada de luz para cada habitación lo primero que hay que tener en cuenta es la actividad que se va a desarrollar en la misma. La recomendación estándar es la de 4W de luz Led por cada metro cuadrado. Por tanto, una habitación de 30 m², que sería una habitación más o menos grande, necesitaría 120 W de luz que deberían de estar divididos en diferentes puntos según la distribución de la habitación.

Este es el cálculo más sencillo posible para calcular cómo iluminar una habitación, pero si quieres hacer un estudio mucho más profesional tendrás que conocer conceptos como los lúmenes y los lux.  El lumen es la forma de medir la intensidad de la luz de una lámpara. Las bombillas y lámparas Led indican siempre de cuántos lúmenes son, por lo que es fácil saberlo y no hay que hacer cálculo alguno.

Sin embargo, cuando hablamos de los lux la cosa puede complicarse un poco más. El lux hace referencia a la forma en la que el ojo humano percibe esa luz. Se basa en el lumen y la manera más matemática de explicarlo es que un lux equivale a un lumen por metro cuadrado. Y es así como se hace el cálculo de la cantidad de luz que necesita cada habitación.

 

  • La cantidad de luz más apropiada para una sala de estar

 

La iluminación general de una sala de estar se estima que debe de estar en torno a los 300 lux. Por tanto, una sala de estar de diez metros cuadrados necesitaría de 3.000 lúmenes para estar correctamente iluminada.

En el caso de un comedor la intensidad de luz puede ser un poco inferior, 200 lux, por lo que para un comedor del mismo tamaño precisaríamos 2.000 lúmenes. Es fácil hacer el cálculo de qué bombillas tenemos que comprar sabiendo cuántos lúmenes tiene cada bombilla (información siempre presente en el envase)  y la cantidad de ellas que tenemos en cada habitación.

Siempre hay que tener en cuenta que estamos hablando de valores estándar y que, por tanto, van a depender mucho de los gustos de las personas que habitan la casa. De estos gustos también va a depender la elección de luz natural o de luz cálida para estos dos lugares de la casa.

 

  • La cantidad de luz más apropiada para un dormitorio

 

Un dormitorio de adultos debe de estar en torno a los 300 lux, mientras que uno de niños puede subir hasta los 500 lux ya que se supone que los pequeños necesitan más iluminación en sus cuartos. Mientras que los adultos solo usamos el dormitorio para descansar por la noche, en el caso de los pequeños es su lugar de juegos.

Enlos dormitorios de adultos que se usen también como espacio de trabajo debido a la falta de un despacho en el hogar, la cantidad iluminación tendrá que ser de 500 lux también, como en el caso de las de los niños, esto sin contar con que tiene que haber un punto de luz directo e intenso sobre la mesa de trabajo para que puedan realizarse las tareas sin problemas.

 

  • La cantidad de luz más apropiada para la cocina y el cuarto de baño

 

Aunque los expertos recomiendan una intensidad de 300 lux, muchas personas quieren tener mucha luz en estas habitaciones para poder trabajar cómodamente. Una luz intensa en la cocina facilita tareas como la de leer bien una etiqueta de un producto o poder realizar algunas tareas de cocina.

En el cuarto de baño, una luz intensa puede ser muy adecuada para maquillarse o para actividades propias del baño, como depilarse o afeitarse. Por eso, son muchas las personas que optan por la iluminación de 500 lux en estas habitaciones. Dado que el consumo de las lámparas Led no es alto, conseguir una mayor intensidad no supone un gran incremento en el consumo y por tanto, ante la duda, se puede optar por 500 rebajándolo la siguiente vez si se considera que ha sido excesivo.

 

  • La cantidad de luz más apropiada para un despacho

 

Se calcula que para un despacho deben de usarse 500 lux. Pero si el despacho es un lugar en el que se lleven a cabo trabajos de precisión que necesiten de una gran iluminación habría que subir hasta los 800 lux. Es el casos de talleres o habitaciones de costura, que precisan de una gran intensidad de  luz para poder llevar a cabo los trabajos.

Esta es la intensidad máxima que se va a necesitar en un hogar y está limitada a este tipo de actividades, ya que por lo general 500 lux es una intensidad suficiente para cualquiera de las actividades que se llevan a cabo en cualquier habitación de la casa.

Una de las ventajas de las luces led es que permiten colocar puntos de luz en diferentes lugares de una habitación consiguiendo así ambientes distintos. Si se utiliza un sistema de focos o de doble techo, las luces podrán colocarse exactamente donde queramos, aunque hay que tener en cuenta ciertas normas básicas para conseguir el efecto deseado y que toda la habitación se vea bien iluminada.

Para planificar la iluminación de una estancia es importante tener en cuenta factores muy diferentes. Primero de todo, las dimensiones de la habitación, no solo sus metros cuadrados sino también la altura de su techo. Cuanto más alto es un techo, más intensidad de luz vamos a necesitar para conseguir el mismo efecto.

También tenemos que tener en cuenta la separación estándar entre las luces. Estas suelen colocarse aproximadamente a 50 cm de las paredes, pero en habitaciones grandes puede elevarse esta distancia hasta los 60 cm. Entre una luz y otra suele haber un metro de distancia. Pero, por supuesto, estas son medidas estándar que hay que adaptar a otro de los factores más importantes a la hora de planificar la iluminación de una habitación: su distribución.

Si estamos ante una habitación cuadrada o rectangular y totalmente diáfana que va a tener un único uso, esta planificación de la que  hemos hablado puede funcionar bien, pero en la mayoría de las casas se utilizan las habitaciones para varios usos diferentes y estos van a determinar el tipo de luces y la distribución que se haga de los mismos.

 

  • Tipos de luces

 

Existen diferentes tipos de luces que se pueden colocar en una habitación en función de su ubicación y su uso. Podemos hablar de luces de techo, de luces de pared, de luces ornamentales y de luces de lectura.

Las luces de techo son las que se colocan en el techo de la habitación. Son las principales y las que van a marcar la iluminación general de la habitación. En un salón comedor, buen ejemplo de habitación multifuncional, tienen que colocarse de modo que iluminen principalmente el centro de la sala de estar y la mesa del comedor.

Para conseguirlo hay que buscar un tipo de lámparas con una amplitud de luz concreta que permita enfocar la iluminación hacia esas zonas, pero sin que el resto de la habitación quede oscura o con áreas en penumbras.

Las luces de pared se colocan en las paredes y suelen estar pensadas para dar un ambiente íntimo a una estancia. Son luces muy suaves, como las que pueden colocarse en la pared del sofá o en la de la televisión para conseguir una ambientación adecuada para una charla tranquila o para ver una película.

Es importante contar con diferentes llaves de la luz para poder iluminar el comedor sin iluminar la sala, la sala sin iluminar el comedor, o usar exclusivamente las luces de pared. Así siempre se conseguirá el mejor ambiente y se hará un uso racional de la luz.

Las luces ornamentales actualmente están muy de moda y son, por ejemplo, las tiras de luces led que se colocan en algunas habitaciones, sobre todo en las molduras. Pueden funcionar también como luces de ambiente y son totalmente independientes de la iluminación general de la habitación.

Por último, están las luces para leer, que podrían ser las lámparas que se colocan al lado del sofá o junto a un sillón para poder sentarse y disfrutar de intensidad de luz enfocada hacia lo que se está leyendo. Este tipo de luces son también las que se utilizan en flexos para escritorios en las habitaciones de los estudiantes, logrando así crear una luz adecuada para un espacio de trabajo.

Estas luces son también independientes, ya que se enchufan pero no tienen un carácter de iluminación permanente y no precisan de instalación.

Aunque hemos puesto el ejemplo de un salón comedor, también podemos realizar una planificación parecida en el dormitorio, colocando las luces en el techo para la iluminación general, luces de pared muy suaves que se pueden encender para levantarse de noche e ir al baño sin molestar a la otra persona o para crear un ambiente íntimo. Y luces de lectura, que serían las que se sitúan en las mesitas de noche o sobre el cabecero para poder leer en cama sin tener que encender el resto de las luces y disfrutando de una mayor intensidad lumínica.

Gracias a la gran variedad de lámparas y apliques que hay en el mercado para la iluminación Led es muy fácil conseguir el ambiente que se quiera en cualquier habitación y conseguir que no haya puntos ciegos en ninguna. Su bajo consumo hace que no haya que preocuparse por colocar un mayor número de puntos de luz, lo que permite jugar más con el espacio y con los diferentes ambientes.

elegir-luces-led-adecuadas

Todavía seguimos teniendo algunas inseguridades a la hora de comprar luces led. Es normal tener dudas a la hora de elegir las luces led adecuadas, porque hasta ahora solo nos preocupábamos de la forma de la bombilla y de sus vatios, pero ahora hay más factores que podemos controlar.

Vale la pena invertir un poco de tiempo en entender cómo funcionan estas bombillas porque una vez que sepamos cómo escogerlas no tiene realmente tanta complicación y estaremos escogiendo las luces más adecuadas para cada rincón de la casa. Pero, ¿en qué nos tenemos que fijar? Principalmente en estos factores:

Cómo elegir las luces led adecuadas para mi hogar

El consumo de la bombilla:

Los vatios son importantes porque nos indican el consumo que la bombilla va a generar. Para hacerlo más sencillo los fabricantes suelen poner en los envases a cuánto equivalen en relación a las bombillas antiguas. Por ejemplo, nos indican que una bombilla led de 18W puede equivaler a una de 100W clásica.

En el dormitorio elegiremos siempre luces suaves, ya que normalmente no vamos a realizar actividades que requieran una gran iluminación. Las bombillas en torno a los 6 W suelen ser suficientes. Incluso se puede optar por las de menor potencia si se van a colocar varias en una lámpara. Para los pasillos se recomiendan luces de 6 W o de 10 W en función de la luz natural que pase por ellos. En la sala de estar todo va a depender de cómo se utilice la iluminación y de los ambientes que se quieren crear, mientras que la cocina y el baño deben de apostar por luces intensas para poder ver con la máxima claridad apostando por las que están entre 13 W y 18 W

bombilla-led

La intensidad y la calidez de la luz

Los lúmenes es la intensidad de la luz. Antes no nos fijábamos en eso, solo nos fijábamos en el consumo. Pero ahora para elegir las luces led adecuadas, estamos ante bombillas cuyo consumo es muy bajo y por eso debemos comprobar cuántos lúmenes nos ofrecen por cada vatio de consumo. Así, sabremos qué bombillas son más eficientes.

El tono de la luz es algo que ya conocíamos. La luz puede ir desde el blanco azulado hasta el amarillo. Normalmente se indica como luz fría, luz neutra o luz cálida, siendo la primera la más blanca y la última la más amarilla.

Para los dormitorios las luces cálidas son más adecuadas ya que son espacios para relajarse y estar a gusto. Las luces frías son ideales para espacios como los trasteros o los garajes en los que hace falta mucha luz. En la cocina y en el baño las luces frías o las neutras son las más recomendadas. Para los pasillos y comedores las luces neutras son muy adecuadas, mientras que en la sala de estar, nuevamente va a depender del tipo de ambiente que se quiera crear, pudiendo jugar con diferentes tipos de bombillas, por ejemplo las neutras para la lámpara principal y las cálidas para iluminaciones indirectas o lamparitas que se enciendan para charlar o para ver una película.

Otros detalles importantes

  • El ángulo de apertura de la bombilla: Este se puede conseguir con la bombilla o con el uso de tulipas y pantallas de lámparas. Determina el espacio que se va a iluminar. Hay bombillas con un ángulo de apertura de luz de aproximadamente 40 grados que son las que se deben de escoger para rincones de lectura o para instalar en una mesa de estudio. Así, la luz se focalizará en el libro o en la mesa sobre la que trabajamos pero no molestará al resto de personas que puedan estar en la habitación. Por ejemplo, si dos hermanos comparten habitación y uno tiene que estudiar, este tipo de enfoque permite que el que está en cama no tenga una luz que ilumine toda la habitación por igual. Las bombillas que se usan para toda la habitación suelen tener un ángulo de apertura de luz de aproximadamente 120 grados.
  • La altura de los techos: La altura de los techos es importante a la hora de escoger una bombilla led. Cuánto más alto sea un techo más intensidad de luz será necesaria para que la estancia esté correctamente iluminada.
  • El color de la habitación: También influye en el tipo de bombillas que se vayan a comprar. Una habitación blanca aprovecha mucho más la luz y queda más luminosa y agradable mientras que una habitación oscura precisa de una luz más intensa y más neutra para verse bien iluminada.
  • La cantidad de puntos de luz de una habitación: Evidentemente, si en una habitación tenemos una lámpara con una sola bombilla necesitaremos que esta tenga más intensidad que si tenemos una lámpara con varias bombillas o diferentes focos de luz.
  • El tipo de adaptador de la bombilla: Lo hemos dejado para el final pero es algo que hay que mirar desde el principio. No todas las bombillas tienen el mismo tipo de adaptador, los hay gruesos y finos y hay que saber cuál se necesita para no equivocarse al hacer la compra perfecta.
Página siguiente »