contaminación lumínica, un problema con una posible solución

Entre las ventajas del LED está la eficiencia energética, aunque uno de los mayores problemas que aporta la luz artificial es la gran cantidad de contaminación lumínica, problema cada vez mayor y al que no prestamos suficiente atención.

¿Qué es la contaminación lumínica?

Es el resultado de una mala iluminación, mayoritariamente iluminación pública, ya que la gran mayoría iluminan hacia arriba en lugar de alumbrar donde realmente hace falta.

Si nos fijamos en una ciudad, cuando cae la noche sigue cubierta por un manto de luz brillante, algo que afecta no solo a los habitantes y su descanso o ritmo biológico, si no también a la fauna y flora natural que subsiste alrededor.

Estamos de acuerdo en que necesitamos tener luz y mantener iluminadas las calles principalmente para una mejor seguridad ciudadana.

Además nos resulta prácticamente imposible ver la mayoría de las estrellas, con este exceso de iluminación artificial cada vez nos es más complicado ver el cielo al natural.

En los animales, este tipo de contaminación lumínica, afecta negativamente tanto a su migración, como alimentación, supervivencia frente a depredadores e incluso su reproducción.

Si partimos de que la mayor fuente de contaminación lumínica son las farolas o focos exteriores, lo aconsejable para concienciarnos y empezar a solucionarlo sería rediseñarlas de forma que el ángulo del haz de luz fuese más estrecho y enfocara al suelo o empezar sustituyendo las bombillas tradicionales por bombillas o tubos LED.

¿Por qué sustituir las bombillas tradicionales por LED?

Por que pueden conseguir una luz sin pérdidas, más centrada y concreta ya que el haz de luz es muy limitado, por lo que se puede controlar su apertura a través de una lente.

Además podemos regular su potencia, sin olvidar que su consumo es mucho menor.

Incluso permite integrar sensores de movimiento de manera que cuando detecten por ejemplo a una persona paseando, regulen su intensidad de luz, manteniéndola al mínimo cuando no haya nadie.

Esta sería una solución relativamente sencilla para empezar a solucionar este gran problema que nos compete.