Para calcular la cantidad adecuada de luz para cada habitación lo primero que hay que tener en cuenta es la actividad que se va a desarrollar en la misma. La recomendación estándar es la de 4W de luz Led por cada metro cuadrado. Por tanto, una habitación de 30 m², que sería una habitación más o menos grande, necesitaría 120 W de luz que deberían de estar divididos en diferentes puntos según la distribución de la habitación.

Este es el cálculo más sencillo posible para calcular cómo iluminar una habitación, pero si quieres hacer un estudio mucho más profesional tendrás que conocer conceptos como los lúmenes y los lux.  El lumen es la forma de medir la intensidad de la luz de una lámpara. Las bombillas y lámparas Led indican siempre de cuántos lúmenes son, por lo que es fácil saberlo y no hay que hacer cálculo alguno.

Sin embargo, cuando hablamos de los lux la cosa puede complicarse un poco más. El lux hace referencia a la forma en la que el ojo humano percibe esa luz. Se basa en el lumen y la manera más matemática de explicarlo es que un lux equivale a un lumen por metro cuadrado. Y es así como se hace el cálculo de la cantidad de luz que necesita cada habitación.

 

  • La cantidad de luz más apropiada para una sala de estar

 

La iluminación general de una sala de estar se estima que debe de estar en torno a los 300 lux. Por tanto, una sala de estar de diez metros cuadrados necesitaría de 3.000 lúmenes para estar correctamente iluminada.

En el caso de un comedor la intensidad de luz puede ser un poco inferior, 200 lux, por lo que para un comedor del mismo tamaño precisaríamos 2.000 lúmenes. Es fácil hacer el cálculo de qué bombillas tenemos que comprar sabiendo cuántos lúmenes tiene cada bombilla (información siempre presente en el envase)  y la cantidad de ellas que tenemos en cada habitación.

Siempre hay que tener en cuenta que estamos hablando de valores estándar y que, por tanto, van a depender mucho de los gustos de las personas que habitan la casa. De estos gustos también va a depender la elección de luz natural o de luz cálida para estos dos lugares de la casa.

 

  • La cantidad de luz más apropiada para un dormitorio

 

Un dormitorio de adultos debe de estar en torno a los 300 lux, mientras que uno de niños puede subir hasta los 500 lux ya que se supone que los pequeños necesitan más iluminación en sus cuartos. Mientras que los adultos solo usamos el dormitorio para descansar por la noche, en el caso de los pequeños es su lugar de juegos.

Enlos dormitorios de adultos que se usen también como espacio de trabajo debido a la falta de un despacho en el hogar, la cantidad iluminación tendrá que ser de 500 lux también, como en el caso de las de los niños, esto sin contar con que tiene que haber un punto de luz directo e intenso sobre la mesa de trabajo para que puedan realizarse las tareas sin problemas.

 

  • La cantidad de luz más apropiada para la cocina y el cuarto de baño

 

Aunque los expertos recomiendan una intensidad de 300 lux, muchas personas quieren tener mucha luz en estas habitaciones para poder trabajar cómodamente. Una luz intensa en la cocina facilita tareas como la de leer bien una etiqueta de un producto o poder realizar algunas tareas de cocina.

En el cuarto de baño, una luz intensa puede ser muy adecuada para maquillarse o para actividades propias del baño, como depilarse o afeitarse. Por eso, son muchas las personas que optan por la iluminación de 500 lux en estas habitaciones. Dado que el consumo de las lámparas Led no es alto, conseguir una mayor intensidad no supone un gran incremento en el consumo y por tanto, ante la duda, se puede optar por 500 rebajándolo la siguiente vez si se considera que ha sido excesivo.

 

  • La cantidad de luz más apropiada para un despacho

 

Se calcula que para un despacho deben de usarse 500 lux. Pero si el despacho es un lugar en el que se lleven a cabo trabajos de precisión que necesiten de una gran iluminación habría que subir hasta los 800 lux. Es el casos de talleres o habitaciones de costura, que precisan de una gran intensidad de  luz para poder llevar a cabo los trabajos.

Esta es la intensidad máxima que se va a necesitar en un hogar y está limitada a este tipo de actividades, ya que por lo general 500 lux es una intensidad suficiente para cualquiera de las actividades que se llevan a cabo en cualquier habitación de la casa.