Todavía seguimos teniendo algunas inseguridades a la hora de comprar luces led. Es normal tener dudas a la hora de elegir las luces led adecuadas, porque hasta ahora solo nos preocupábamos de la forma de la bombilla y de sus vatios, pero ahora hay más factores que podemos controlar.

Vale la pena invertir un poco de tiempo en entender cómo funcionan estas bombillas porque una vez que sepamos cómo escogerlas no tiene realmente tanta complicación y estaremos escogiendo las luces más adecuadas para cada rincón de la casa. Pero, ¿en qué nos tenemos que fijar? Principalmente en estos factores:

Cómo elegir las luces led adecuadas para mi hogar

El consumo de la bombilla:

Los vatios son importantes porque nos indican el consumo que la bombilla va a generar. Para hacerlo más sencillo los fabricantes suelen poner en los envases a cuánto equivalen en relación a las bombillas antiguas. Por ejemplo, nos indican que una bombilla led de 18W puede equivaler a una de 100W clásica.

En el dormitorio elegiremos siempre luces suaves, ya que normalmente no vamos a realizar actividades que requieran una gran iluminación. Las bombillas en torno a los 6 W suelen ser suficientes. Incluso se puede optar por las de menor potencia si se van a colocar varias en una lámpara. Para los pasillos se recomiendan luces de 6 W o de 10 W en función de la luz natural que pase por ellos. En la sala de estar todo va a depender de cómo se utilice la iluminación y de los ambientes que se quieren crear, mientras que la cocina y el baño deben de apostar por luces intensas para poder ver con la máxima claridad apostando por las que están entre 13 W y 18 W

bombilla-led

La intensidad y la calidez de la luz

Los lúmenes es la intensidad de la luz. Antes no nos fijábamos en eso, solo nos fijábamos en el consumo. Pero ahora para elegir las luces led adecuadas, estamos ante bombillas cuyo consumo es muy bajo y por eso debemos comprobar cuántos lúmenes nos ofrecen por cada vatio de consumo. Así, sabremos qué bombillas son más eficientes.

El tono de la luz es algo que ya conocíamos. La luz puede ir desde el blanco azulado hasta el amarillo. Normalmente se indica como luz fría, luz neutra o luz cálida, siendo la primera la más blanca y la última la más amarilla.

Para los dormitorios las luces cálidas son más adecuadas ya que son espacios para relajarse y estar a gusto. Las luces frías son ideales para espacios como los trasteros o los garajes en los que hace falta mucha luz. En la cocina y en el baño las luces frías o las neutras son las más recomendadas. Para los pasillos y comedores las luces neutras son muy adecuadas, mientras que en la sala de estar, nuevamente va a depender del tipo de ambiente que se quiera crear, pudiendo jugar con diferentes tipos de bombillas, por ejemplo las neutras para la lámpara principal y las cálidas para iluminaciones indirectas o lamparitas que se enciendan para charlar o para ver una película.

Otros detalles importantes

  • El ángulo de apertura de la bombilla: Este se puede conseguir con la bombilla o con el uso de tulipas y pantallas de lámparas. Determina el espacio que se va a iluminar. Hay bombillas con un ángulo de apertura de luz de aproximadamente 40 grados que son las que se deben de escoger para rincones de lectura o para instalar en una mesa de estudio. Así, la luz se focalizará en el libro o en la mesa sobre la que trabajamos pero no molestará al resto de personas que puedan estar en la habitación. Por ejemplo, si dos hermanos comparten habitación y uno tiene que estudiar, este tipo de enfoque permite que el que está en cama no tenga una luz que ilumine toda la habitación por igual. Las bombillas que se usan para toda la habitación suelen tener un ángulo de apertura de luz de aproximadamente 120 grados.
  • La altura de los techos: La altura de los techos es importante a la hora de escoger una bombilla led. Cuánto más alto sea un techo más intensidad de luz será necesaria para que la estancia esté correctamente iluminada.
  • El color de la habitación: También influye en el tipo de bombillas que se vayan a comprar. Una habitación blanca aprovecha mucho más la luz y queda más luminosa y agradable mientras que una habitación oscura precisa de una luz más intensa y más neutra para verse bien iluminada.
  • La cantidad de puntos de luz de una habitación: Evidentemente, si en una habitación tenemos una lámpara con una sola bombilla necesitaremos que esta tenga más intensidad que si tenemos una lámpara con varias bombillas o diferentes focos de luz.
  • El tipo de adaptador de la bombilla: Lo hemos dejado para el final pero es algo que hay que mirar desde el principio. No todas las bombillas tienen el mismo tipo de adaptador, los hay gruesos y finos y hay que saber cuál se necesita para no equivocarse al hacer la compra perfecta.