En pocos años la manera de iluminar nuestras casas ha cambiado radicalmente. Hemos pasado de utilizar bombillas incandescentes y tubos fluorescentes a tener en el mercado una gran variedad de bombillas y con muchas denominaciones: bajo consumo, ecológicas, bombillas led… Esto hace que pueda parecer un poco complicado ir a comprar bombillas para la casa y acertar a la primera.

Sin embargo, teniendo claros unos pocos conceptos básicos, no será tan difícil acertar ni ahorrar energía y en la factura de la luz. Para empezar, vamos a ver qué tipos de bombillas podemos encontrar en el mercado:

-Bombillas incandescentes. Son las bombillas clásicas, las de toda la vida. Aunque se están retirando de la venta aun se pueden encontrar en algunos bazares. Son las que tienen un mayor consumo y una menor vida útil, por tanto no merece la pena buscarla y comprarlas aunque su precio sea bajo.

-Bombillas fluocompactas. Se conocen popularmente como bombillas de bajo consumo. Con ellas se ahorra un 80% respecto a las bombillas incandescentes y tienen una vida útil de entre seis mil y diez mil horas. Su principal handicap es que tardan en calentar y ofrecer toda su potencia. Al encenderlas alumbran poco y, transcurridos unos segundos, aumenta la intensidad progresivamente. Esto hace que sean poco útiles en habitaciones en las que la luz se enciende y se apaga con frecuencia.

-Bombillas halógenas. Se conocen como las bombillas ecológicas. Consumen un 30% menos que las bombillas incandescentes clásicas y tienen una vida útil de unas dos mil horas. Su luz es bastante natural pero desprenden mucho calor, algo que hay que tener en cuenta. Debido a esto se han empezado a retirar de la circulación y ya no se encuentran en la mayoría de las tiendas.

-Bombillas LED. Son la última novedad y, sin duda alguna, las más ecológicas y también las más eficientes. Consumen un 80% menos que las bombillas incandescentes y su vida útil es de cincuenta mil horas. Además, no contienen mercurio. Su luz es natural, agradable y existen opciones para todo tipo de habitaciones. Otra de las ventajas importantes de las luces LED es que su vida útil no se reduce debido a los encendidos y apagados frecuentes, como sí sucede con el resto.

 

  • ¿Que son los vatios y qué son los lúmenes?

 

Ahora que ya sabemos qué es lo que estamos comprando tenemos que saber qué son los vatios y qué son los lúmenes para poder entender las diferencias. Los vatios son la energía que la bombilla consume. Los lúmenes es la intensidad de luz que dan.

En las bombillas LED se puede alcanzar una gran intensidad de luz con un bajo consumo. Por simplificar podríamos decir que con pocos vatios se consiguen muchos lúmenes.

Esta es la clave del verdadero ahorro con estas bombillas ya que no hay que renunciar a la intensidad de luz que nos guste. Además, esta intensidad no va a variar desde el momento en el que encendemos la luz, por lo que se puede usar iluminación LED en todo tipo de habitaciones y también en zonas de paso.

 

  • ¿Cuál es la equivalencia entre bombillas convencionales y bombillas LED?

 

 

Normalmente, al establecer las equivalencias entre bombillas incandescentes y bombillas LED se hacen tablas de equivalencias de vatios. Estas tablas están basadas en los lúmenes. Por ejemplo, cuando decimos que una bombilla de 100 vatios incandescente equivale a una de 12 vatios LED lo que realmente estamos diciendo es que para conseguir la misma intensidad lumínica, una bombilla incandescente necesita consumir 100W mientras que una LED solo 12W.

Esta es la tabla de equivalencias más habitual, aunque algunas marcas pueden tener pequeñas variaciones. Normalmente, en la caja se indica la equivalencia para que sirva de guía al consumidor, pero siempre es bueno saber qué es lo que se está comprando.

Bombilla incandescente tradicional (potencia en vatios) Bombilla de bajo consumo(potencia en vatios) Bombilla halógena(potencia en vatios) Bombilla LED(potencia en vatios) Máximo lúmenes Mínimo lúmenes
25w 6w 18w 4w 210 300
40w 9w 28w 6w 350 500
60w 12w 42w 10w 700 1000
75w 15w 53w 13w 800 1200
100w 20w 80w 18w 1000 1500

 

Además de la potencia también debemos de tener en cuenta el tipo de luz que estamos comprando, si es cálida, neutra o si se trata de luz fría o blanca. Esto influirá en la manera en la que percibimos la luz y también en el ambiente que le esté dando a la habitación. La luz cálida es ideal para los dormitorios, la neutra para la sala de estar y los pasillos y la luz fría o luz blanca puede colocarse en cuartos de baño o cocinas. En cualquier caso, siempre serán los gustos personales y las costumbres de cada familia los que determinen el tipo de luz a utilizar.