Cada vez conocemos un poco mejor las luces LED, o Led como se las conoce popularmente. Su nombre proviene de Diodo Emisor de Luz, que ordenado por sus siglas en Inglés, sería LED. Ya están en casi todas las casas y todos sabemos que, cuando tenemos que cambiar bombillas de bajo consumo que se funden, lo adecuado es escoger estas nuevas luces porque las ventajas del LED salen a cuenta.

No obstante sigue habiendo algunas dudas sobre la luz Led y también algunas falsas ideas que se repiten una y otra vez pero que no tienen nada que ver con la realidad y que se desmontan rápidamente con argumentos sencillos y muy fáciles de demostrar. Permitiéndonos la licencia, vamos a poner luz sobre las LED.

ventajas-iluminacion-led

Las 4 ventajas del LED que las convierten en la elección perfecta

  • No se funden: Las luces Led no se funden como las antiguas bombillas, es decir, no tienen un filamento que se rompa y que haga que dejen de alumbrar, pero esto no las convierte en eternas. No dejan de ser aparatos electrónicos con vida limitada, pero esta es muy superior a la de cualquier bombilla, unas 50.000 horas. Esto significa que una bombilla de este tipo podría pasarse encendida de manera constante casi seis años.
  • Consumen hasta tres veces menos que las bombillas de bajo consumo: Esto es muy importante, sobre todo si estamos hablando de lugares con mucha iluminación, como espacios públicos, pero también en casa. Si eres de esas personas que siempre te olvidas de apagar las luces al salir de una habitación, este tipo de bombillas te van a ahorrar dinero al cabo del año.
  • Generan muy poco calor: Si alguna vez has tocado por error una bombilla tradicional que llevaba tiempo encendida, seguramente te habrás quemado los dedos. Este calor que las bombillas generan no solo se deja en el ambiente, algo perjudicial en verano, sino que además puede causar accidentes en estancias muy pequeñas, por lo que no se solían instalar bombillas en alacenas de pequeño tamaño.
  • No contienen mercurio ni metales pesados: Son, por tanto, menos contaminantes. Si a esto se añade que duran muchísimo más tiempo y que consumen menos, estaremos ante la mejor alternativa en cuestión de iluminación. Además, ¿sabías que las bombillas Led, al ser electrónicas, se pueden reciclar? Cuando se estropeen, debes dejarla en el punto limpio y así podrán reutilizarse parte de sus componentes. En algunos lugares públicos hay puntos para depositarlas y que resulte todavía más sencillo reciclar.

Falsas ideas sobre la luz Led

  • Se enciende gradualmente: Esta idea procede de las primeras luces Led, que todavía no estaban muy desarrolladas. Cuando encendías una de estas luces, casi no iluminaba y la intensidad de la luz iba subiendo poco a poco hasta que transcurridos unos segundos alcanzaba su punto óptimo. Pero ya hace tiempo que esto no es así y hoy, cuando pulsas el interruptor, la luz Led se enciende igual que las bombillas tradicionales, al instante con todo su esplendor.
  • No valen para todas las casas: Otra idea equivocada que procede de que muchas luces Led no valen para los casquillos antiguos de las luces tradicionales. Pero la adaptación es tan sencilla como cambiar dicho casquillo, algo que se puede hacer de manera bastante segura, aunque si no se sabe cómo se puede llamar a un electricista para que cambie todos los de la casa de una sola vez. Puede ocurrir que tampoco se adapten a las lámparas y la solución es exactamente la misma. Pero no es cierto, de ningún modo, que haya viviendas que por su instalación eléctrica no puedan disponer de Led. Si una casa está en condiciones de tener luz eléctrica puede tener Leds sin problemas.
  • El frío afecta a estas luces: Otra cosa que se ha escuchado más de una vez a un cliente cuando lo que sucede es todo lo contrario y es que son la mejor alternativa para el exterior ya que el frío no va a impedir que estas luces funcionen y tampoco las va a estropear. Las Led están especialmente recomendadas para exterior y en casas con jardín o terreno es frecuente que antes de haber pensado en instalar Led en el hogar, ya se hayan puesto hace tiempo en el exterior para que la luz sea más segura y mucho más económica, especialmente si se deja encendida toda la noche.
  • Es muy cara: Es cierto que cuando se va a comprar la bombilla a la tienda esta cuesta más que los céntimos que nos costaba una bombilla tradicional, aunque también es cierto que la iluminación Led es mucho más barata ahora que hace unos años. Pero para hacer las cuentas hay que tener en cuenta la duración y el consumo. Si se incluyen estas variables en la ecuación el resultado es más que claro, las luces Led son muchísimo más económicas que la iluminación tradicional.