¿Qué es la iluminación LED? LED es un acrónimo de las palabras inglesas Light Emitting Diode, que significa diodo emisor de luz.

Henry Joseph Round (1881-1966) fue el primero en observar la luz emitida por un diodo de carburo de sicilio en 1970, pero fue Oleg Vladimírovich Lòsev (1903-1942) quien desarrollo el primer led en 1927 y treinta y cinco años más tarde, en 1962, Nick Holonyack comenzaría a utilizarlo en la industria mientras trabajaba como científico asesor en un laboratorio de General Electric en Syracuse (Nueva York).

Los ledes se han utilizado desde hace años en diversos dispositivos, sobre todo en botones para indicar estados de apagado y encendido. En sus inicios los colores de las luces led eran sólo en rojo, verde o amarillo y con una intensidad muy baja, pero los avances que ha habido, nos ofrecen actualmente distintos tonos y tienen la suficiente fuerza para iluminar una habitación, utilizarlas en los automóviles…

Y no sólo esto, las ventajas de este tipo de iluminación son numerosas, tanto para el medio ambiente, la salud y para nuestros bolsillos.

  1. Su utilización nos permite ahorrar hasta 9 veces más que las incandescentes y 2 veces más que las fluorescentes CFL, ahorrando hasta 100€ al año, sumándole a esto la larga duración de las LEDs.
  2. La iluminación LED nos permite ahorrar en el consumo de carbón, se necesitarían menos plantas nucleares y las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera se reducirían considerablemente.
  3. Las ledes tienen una vida útil de 70,000 horas, esto significa, que si por ejemplo las utilizáramos en nuestros hogares, tendríamos que cambiar las bombillas cada 15-30 años.
  4. Son libres de tóxicos en su composición y cumplen con las regulaciones ROHS, lo que significa que no tienen ningún tipo de metal pesado como el plomo, mercurio o cadmio, perjudiciales para la salud. Pueden ser desechadas de forma segura en la basura.
  5. Al ser de estado sólido, a diferencia del resto, pueden ser reciclables.
  6. Estas bombillas no causan acumulación de calor, lo que se traduce en que no se desperdicia la energía en calor, ambientes más frescos y menos carga en los sistemas de refrigeración, y como resultado ahorros en el consumo de aires acondicionado elimina peligro de quemaduras al tacto.
  7. Al ser dispositivos de estado sólido son muy resistentes a las vibraciones o golpes, lo que lleva a generar menos basura en vertederos.
  8. Su durabilidad, gama de color, eficiencia y pequeño tamaño, permite utilizar este tipo de luz con más variedad de diseño y formas de instalación.
  9. Reduce el cansancio visual al proporcionar una luz más equilibrada y uniforme, evitando los puntos de luz calientes y el deslumbramiento.
  10. Los LEDs proporcionan luz sin parpadeos, a diferencia de los tubos fluorescentes y las CFL.

Estos son 10 de los beneficios que nos aporta este tipo de iluminación, pero no los únicos, por eso Sensaled apuesta por la comercialización de productos LED, ofreciendo un gran abanico de posibilidades más que recomendables para incorporar a tu vida ¿A qué esperas?

Fuentes: xatakahome, iluminaciónledya

Adif moderniza el sistema de iluminación de la estación de tren de Jerez de la Frontera (Cádiz)

Adif (Administrador de Infraestructuras Ferroviarias), empresa pública dependiente del Ministerio de Fomento y responsable del sector ferroviario en el Estado Español, ha modernizado recientemente el sistema de iluminación de la estación de tren de Jerez de la Frontera (Cádiz), incorporando bombillas y tubos LED que substituyen a los anteriores dispositivos de iluminación, ya obsoletos.

Los objetivos de esta inversión en tecnología de iluminación LED son evidentes: conseguir un menor consumo energético que el actual, reduciéndolo hasta en un 75%. Cumplir con la estricta normativa europea de impacto ambiental, y casi eliminar la generación de residuos en su totalidad. Reducir los costes de mantenimiento, fijando periodos mucho más largos para la substitución de los dispositivos de tecnología LED, aumentar la intensidad de la iluminación, etcétera. El resultado es ofrecer una mayor iluminación de todo el espacio, logrando al mismo tiempo una importantísima y considerable reducción del consumo energético, con el ahorro correspondiente.

Además, complementado al gran objetivo del ahorro, se está construyendo un sistema domótico para regular el funcionamiento de la iluminación, ofreciendo distintas posibilidades en función de las necesidades del viajero y la intensidad de luz que se pueda necesitar generar.