Ventajas de la iluminación LED, noticias más relevantes 1

No te pierdas nuestro recopilatorio con las 10 noticias más relevantes del sector de la iluminación y la tecnología LED, creado con la finalidad de mantener a nuestros lectores informados en todo momento de los avances, novedades, investigaciones y artículos diferentes sobre LED.

(más…)

Recomiendan utilizar iluminación LED para ahorrar más

Según el Foro Económico Mundial (la prestigiosa institución internacional), el 20% del consumo total eléctrico se gasta en iluminación. Al constantar esta evidencia, desde el Foro de Davos se recomienda adoptar la tecnología LED en vez de mantener el actual poco eficiente y contaminante alumbrado. El reemplazar estas tecnologías de iluminación obsoletas puede conseguir un ahorro de hasta el 90% en la factura de consumo energético.

Del total de la factura eléctrica, el 18% de la energía consumida se destina a la iluminación de la vivienda habitual. Y en el entorno laboral, en las oficinas, el consumo eléctrico en iluminación sube hasta un 30% del total del gasto. Por este motivo, el substituir el actual sistema de iluminación por bombillas LED, mucho más eficientes, permite ahorrar más y además también beneficia a la conservación del medio ambiente.

Según los especialistas, la tecnología LED sobresale por la alta eficiencia energética, logrando una iluminación más brillante y mucho más nítica respecto a los dispositivos anteriores: “lo cual logra un ahorro energético de hasta un 90%, sin perder la potencia en la cantidad y calidad de la luz”.

La duración de las bombillas LED puede llegar hasta las 80.000 horas de vida útil, en comparación con los viejos incasdencentes (alrededor de mil horas de uso) y los fluorescente, con una vida útil estimada de 10.000 horas como máximo.

Pero evidentemente, además de adoptar dispositivos de iluminación LED, para ahorrar también es imprescindible y complementario el aprovechar al máximo la luz natural, y apagar las luces innecesarias.

Cuál es la iluminación ideal para tu centro de trabajo

En el artículo de la semana anterior nos preguntábamos ¿Cuál es la iluminación ideal para tu centro de trabajo? Empezábamos destacando, en primer lugar, el aprovechar al máximo la luz natural que entre por los ventanales de la oficina. Hoy continuamos describiendo cuál es la iluminación ideal para tu oficina, donde pasas buena parte del día entero, y la iluminación consiste en un aspecto fundamental para el buen rendimiento durante la jornada.

Además de la luz del sol que entre por las ventanas de la oficina, el que la luz esté equilibrada en todo el centro de trabajo también influye en tu productividad. En la medida de lo posible, debemos evitar rincones oscuros o espacios sobreexpuestos a la luz. Si hay tanta diferencia de iluminación entre un espacio u otro, el ojo terminará por cansanse mientras transita de un espacio a otro, intentando acostumbrarse a la diferencia.

Al final de la jornada, sin darnos cuenta, estamos trabajando en penumbra, casi en oscuridad. Precisamente para continuar con la luz equilibrada, deberíamos disponer de una fuente de luz general, y constante, baja.

Y para las habituales reuniones en el trabajo, recomendar siempre luz central. Para trabajar en grupo, el foco de luz debe colocarse en el centro de la mesa, y a ser posible que sea una lámpara del techo para conseguir la centralidad deseada.

Iluminación ideal para tu centro de trabajo

En Sensaled ya argumentamos que una iluminación adecuada aumenta la productividad laboral de los trabajadores empleados en las oficinas de la empresa. La relación directa entre una correcta iluminación del espacio, y las ventajas en el incremento de productividad del trabajador son evidentes. Pero ¿Cuál es la iluminación ideal para tu centro de trabajo?

Probablemente pases la mayor parte del día en tu centro de trabajo, quizás compartiendo el espacio junto a otros compañeros en las oficinas de la empresa. La luz escogida para la iluminación de estas oficinas repercutirá directamente en los trabajadores. Una iluminación ideal favorecerá positivamente al rendimiento de los trabajadores y, lógicamente, una iluminación incorrecta conseguirá el efecto contrario y afectará negativamente al ambiente laboral y la productividad de cada trabajador. Por lo tanto, desde Sensaled nos preguntamos ¿cuál es la iluminación ideal para tu centro de trabajo?

Lo primero es aprovechar la luz natural, sin duda. La luz del sol que llegue a las oficinas a través de ventanas y cristaleras debe ser aprovechada todo lo posible. La iluminación con luz natural es una fuente de salud, un indicador de una mayor calidad de vida, que ayuda a la conciliación del sueño y aumenta el rendimiento del trabajador. Claro está, mientras la luz natural no incida directamente en los ojos y te impida la visión.

El resto de apuntes a tener en cuenta para ajustar cuál es iluminación ideal para tu centro de trabajo, la publicaremos en el artículo previsto para la siguiente semana.

Una iluminación adecuada aumenta la productividad laboral

Las condiciones del espacio de trabajo están directamente vinculadas con el rendimiento de los empleados, e influyen directamente en la mayor o menor productividad laboral de cada uno de ellos. La iluminación es un factor esencial, que condiciona positivamente, o negativamente, las tareas diarias del empleado.

Una iluminación adecuada aumenta la productividad laboral del empleado de la empresa. Pero una incorrecta iluminación consigue el no desesado efecto contrario: fatiga visual, cansancio, estrés y hasta jaquecas son en buena medida el resultado de una iluminación inadecuada. La falta de atención, el aburrimiento y el desánimo inciden, negativamente, en la productividad laboral. El ejemplo negativo más evidente, y que nos debe obligar a actuar, es cuando los empleados deben forzar la vista constantemente para ver las pantallas o los documentos en papel, por una iluminación inadecuada.

Una iluminación adecuada en el centro de trabajo se consigue aprovechando todo lo posible la luz natural, pero sin que los rayos del sol incidan directamente sobre la superficie de trabajo, entorpeciendo las tareas diarias. En los espacios y horarios donde la luz natural no sea suficiente, debemos optar por dispositivos de iluminación LED, dado que emiten menos calor y resultan óptimos para iluminar el puesto de trabajo. Y las luminarias LED blancas son ideales para iluminar el centro de trabajo: incrementan la concentración y aumentan la productividad de los trabajadores.